El arroz es un cereal que pertenece a la familia de Gramineae (Gramíneas) y es considerado uno de los alimentos básicos de las dietas de muchas culturas y países, el segundo cereal más producido a nivel mundial. En España, su principal distribución es en las Comunidades Autónomas de Andalucía, Extremadura, Cataluña, Valencia y Aragón. Este cereal, tiene unas necesidades nutricionales a la hora de cultivarse. Hoy os lo contamos todo al detalle en este artículo.

Su grano existe en más de 40.000 variedades con diferentes formas, texturas, colores, aromas, tamaños… Además el grano puede encontrarse desde largo, pasando por mediano, hasta muy corto. Dependiendo de su tamaño y grosor, el tiempo de preparación será mayor o menor.

El arroz requiere de ciertas condiciones edafoclimáticas que afectan al desarrollo del cultivo y por consiguiente al rendimiento del mismo. Entre ellas destacamos la influencia de la la temperatura, del agua de riego y de la disponibilidad de nutrientes.

 

Cultivo del arroz. ¿Qué temperatura es la óptima?

El cultivo de este cereal necesita una temperatura mínima de germinación de 10 a 13ºC, considerando como temperatura óptima de desarrollo uno 23ºC. Si el cultivo del arroz se llevase a cabo bajo una temperatura mayor a esta, las plantas crecerían más rápidamente, lo que generaría unos tejidos mucho más blandos de lo debido, provocando así que la planta fuese más susceptible a los ataques de enfermedades.

¿Cómo afecta realmente el agua a nuestra plantación de arroz?

El nivel recomendado de agua y de humedad en el suelo de cultivo de arroz, es esencial para mantener un adecuado manejo de los nutrientes, malezas y enfermedades. Si el cultivo está bajo condiciones de secano, la lluvia se convertiría en un factor crítico. En condiciones de inundación, tanto el exceso como la falta de agua afecta al desarrollo y rendimiento del cultivo.

1.EFECTO DEL DÉFICIT DE AGUA.

  • Los síntomas comunes del déficit son: el enrollado de las hojas, hojas resecas, raquitismo, retraso de la floración, esterilidad de las espiguillas, y un llenado incompleto de los granos.
  • El germoplasma de arroz tiene varios mecanismos para escapar del déficit: usar cultivares sensibles al fotoperíodo o de ciclo corto.
  • El déficit de agua en las etapas vegetativas reduce la altura, el área foliar y el macollaje.
  • En áreas donde las lluvias son escasas, es casi necesario usar cultivares de ciclo corto adaptados al periodo de lluvias.

2. EFECTO DEL EXCESO DE AGUA.

Las zonas donde el agua es abundante se dividen en 3 categorías:

  • Áreas de aguas profundas: cuya profundidad se encuentra entre unos 150 y 400 cm, y el periodo de permanencia del cultivo es de 3 a 4 meses. El arroz que se cultiva en estas áreas tienen una gran capacidad para la elongación de los entrenudos.
  • Áreas inundadas: aquí se incluyen las áreas de aguas profundas marginales, áreas cubiertas por mareas marinas, y las áreas bajas. Estas tierras tienen una profundidad de agua de unos 150 cm.
  • Áreas sumergidas: la duración y el nivel del agua son cambiantes, y en este caso, el arroz permanece completamente sumergido en periodos de tiempo variables.

Fertilizantes recomendados

La aportación de nitrógeno en este cultivo debe realizarse de forma fraccionaria para mejorar la eficiencia de la asimilación de dicho nutriente y evitar posibles pérdidas. Para ello, recomendamos los siguientes fertilizantes:

Para abonado durante ahijamiento e inicio de la panoja:

Entre 150 y 300 kg/Ha de NITROSAC o INNITRO en cada fase

Las necesidades de fósforo en el arroz, se encuentran en la fase vegetativa del cultivo puesto que dicho nutriente impulsa el desarrollo radicular y favorece el ahijamiento.

Las necesidades de potasio son similares a las de nitrógeno, siendo éstas en las primeras etapas de la fase vegetativa y en la fase reproductiva.

Aportación de fósforo, potasio y nitrógeno en fondo:

Se debe tener en cuenta la posible carencia de Zinc debido a la inundación de los suelos, debiendo aportar fertilizantes que contengan Zinc.

Es recomendable utilizar conjuntamente las siguientes gamas:

  • NITROSAC/INNITRO a razón de 300-600 kg/Ha (para el aporte principal de nitrógeno)
    • NPK 8-16-8, NPK 6-5-21 entre 300 y 600 kg/Ha

Pueden emplearse otras formulaciones que presenten en conjunto una relación N:P2O5:K2O del orden de 2:2:1

Plan Nutricional

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies