Cultivos / Cultivos Forrajeros

CULTIVOS FORRAJEROS:

El aporte de nitrógeno es muy importante en los cultivos forrajeros con excepción de las leguminosas, que son capaces de absorber el nitrógeno atmosférico mediante sus nódulos simbióticos (rizobios)

En suelos muy ácidos, el aluminio del complejo de cambio es el causante principal del escaso crecimiento de las plantas. En estos suelos se debe aplicar un corrector de acidez en función del nivel de aluminio detectado en el análisis del suelo para conseguir un pH óptimo de 5.5 para pradera y 7.2 para la alfalfa.

Entre los micronutrientes es importante no excederse en el aporte de manganeso ya que afecta negativamente al desarrollo del sistema radicular.

Fertilizantes recomendados:

Praderas:

Desde la implantación al corte se debe alternar la aplicación de fertilizantes GAMA NPK con fertilizantes GAMA NITROSAC / INNITRO, con las siguientes dosificaciones medias:

• GAMA NPK, entre 250 y 600 kg/Ha, (dependiendo de la fórmula elegida)

• GAMA NITROSAC / INNITRO, entre 300 y 400 kg/Ha

Forrajeros (alfalfa)

Normalmente no es necesaria la aportación de nitrógeno ya que la planta la toma por medio de los nódulos.

• GAMA PK, entre 800 y 1500 kg/Ha, (dependiendo de la fórmula elegida) una aplicación en establecimiento y otra aplicación igual en mantenimiento

NOTA: En la preparación de las siembras no es recomendable aplicar purines ni estiércoles, por su efecto perjudicial sobre el funcionamiento de los nódulos de Rhizobium y por el incremento de malas hierbas.

CULTIVOS FORRAJEROS Plan nutricional:

Fabricantes de crecimiento

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies